La tienda online de productos tecnológicos de CosasSencillas

El sueño y la realidad de los bloggers

He visto en el blog La cueva de Byteman, una ilustración que cita como fuente el blog de Jessica Hemingway, y que a pesar de estar en tono de humor, refleja la realidad de una manera que me ha hecho reflexionar.

Hace más de dos años que empecé con esta aventura, y me convertí en blogger sin saber muy bien lo que era eso. Digo aventura pues uno no sabe cuando empieza, hasta donde puede llegar y qué camino tomar, pues eso depende de las  circunstancias que se van presentando en el futuro.

Simplemente empecé por la necesidad de guardar las cosas que encontraba interesantes y que al cabo de unos días no tenía ni idea de donde las guardé, donde las leí y no tenía ni la más remota idea por donde empezar a buscarlas. En un principio guardaba las direcciones que encontraba de los artículos en un archivo de texto, que se hizo enorme y poco práctico (como podéis imaginar). Luego construí una base de datos para la misma tarea, y me pasó lo mismo.

A final pensé que si todo eso lo reflejaba en un blog, siempre podría localizar en el momento las necesitase, esas cosas interesantes que día a día encontraba por la Red. No pensé para nada que nadie le pudiera interesar, ni mucho menos leer, pero al cabo de pocos día me percato que tengo visitas (a parte de las mías) y que de vez en cuando comentan mis primeros visitantes. Y descubrí la importancia de compartir con los demás.

Como nunca me plantee vivir de esto, me da igual que gane o pierda dinero con esto, al final el escribir en el blog se ha convertido en una necesidad y no la considero una pérdida de tiempo, he aprendido mucho, me ayuda a estar al día, y me divierto. Así que si las circunstancias me lo permiten seguiré publicando en este blog que le tengo mucho cariño.

Por cierto, despues de este “rollo” casi me olvido de colocar la ilustración que mencioné al principio, y que para nada refleja mi caso:

sueno-realidad

Una excelente caricatura de David Horsey que, como siempre, sabe poner el dedo en la llaga cuando se trata de opinar sobre la vida virtual y el mundo en línea. Me ha encantado, no sólo por lo ácido, sino por el triste reflejo de la realidad que se vive en el blogging.

Menú de cierre
×
×

Carrito