Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Dale un vistazo a la palma de tu mano. ¿Sabe cuántas bacterias habitan allí?

mano Aunque me salgo un poco de la temática del blog, pero no tanto, en BBC Mundo comentan que en las manos los humanos, albergamos muchos más tipos de bacterias de las que se pensaban, y por si fuera poco las manos femeninas tienen más bacterias, a pesar de la fama de “guarros” que nos ponen las féminas. Por lo tanto no es de extrañar noticias como la siguiente: En el teclado del ordenador hay más bacterias que en el cuarto de baño. Así que tal si le prestas un poco de atención a tu teclado y ratón, ¿como anda de suciedad?

Pero seguimos con el tema, una mano típica alberga 150 especies diferentes de bacterias, y si además eres mujer, en tu mano habitan aún más microorganismos.

Una nueva investigación llevada a cabo en Estados Unidos descubrió que los seres humanos albergamos a muchos más tipos de bacterias de las que se pensaban. Y las mujeres tienen una mayor diversidad de microbios que los hombres en sus manos, afirmó la investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias ).

Los investigadores esperan que estos resultados les ayuden a identificar las especies de bacterias que están vinculadas a enfermedades específicas. Utilizando una poderosa técnica de secuenciación genética, los investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder, estudiaron las manos de 51 participantes.

Las bacterias en las manos de la mujer:

Enterobacterias: 400% más que en los hombres

Moraxellaceae: 180% más

Lactobacillaceae: 340% más

Pseudomonadaceae: 180% más

Lograron detectar e identificar más de 4.700 especies diferentes de bacterias y sólo cinco de estas especies habían sido compartidas entre los participantes. Incluso entre la mano derecha y la mano izquierda del mismo individuo sólo se comparte un 17% de los mismos tipos de bacteria.

"El gran número de especies detectadas en las manos de los participantes fue una enorme sorpresa", afirmó el doctor Noah Fierer. "Y también la gran diversidad de bacterias que encontramos en las manos de las mujeres", agregó. El grado de acidez (pH) de la piel juega un papel importante en la diversidad de bacterias. Los hombres tienen una piel más ácida, por lo tanto es más difícil para una bacteria sobrevivir en ese ambiente. De la misma forma, explicó el científico, las diferencias en producción de sudor, grasa y hormonas también podría ser clave o el hecho de que las mujeres y hombres tienden a usar cosméticos, como cremas humectantes, de diversa forma.

El estudio también descubrió que lavarse las manos regularmente no tiene un impacto en la diversidad de microbios que tenemos en las manos. Después del lavado de manos algunos grupos de bacteria se redujeron, pero otros grupos se hicieron más abundantes. Sin embargo, el estudio descubrió que el lavado de manos con jabones antibacterianos sigue siendo una forma efectiva de minimizar el riesgo de enfermedades, ya que éste parece atacar a los microbios que son más perjudiciales.

"La vasta mayoría de bacterias no son patógenas -señalaron los autores- y algunas bacterias incluso protegen contra la propagación de patógenos". "Pero desde el punto de vista de salud pública, lavarse las manos regularmente tiene un efecto muy positivo". La diversidad de bacteria en las palmas de las manos es tres veces mayor que la que se encuentra en el brazo y codo. Y parece también sobrepasar el número de especies que se encuentran en la boca e intestino delgado.

Escrito por Toni

¿Te ha gustado? Compártelo:

Estas son las categorías a las que pertenece este artículo:

Curiosidades, Noticias, Salud


favoritoInsertar un Comentario


Nombre:

Email:

Comentario:

Escribe la siguiente palabra: No lo entiendes? Cambia el texto!

favoritoComentarios

No hay comentarios en este artículo.




favoritoArtículos relacionados:



Inscríbete al Boletín